NUESTRA PRIMERA VEZ EN LA PLAYA

Esta experiencia con Maximiliano en la playa fue mágica, no se imaginan su carita y su emoción al ver el mar y sentir la arena en sus piecitos por primera vez fueron nuevas sensaciones para él y le encantaron, su carita lo decía todo no se imaginan lo feliz que me sentía al verlo tan emocionado y alegre, cuando entro al mar no quiso salir de él , corría gritando por toda la playa fue un gusto verlo disfrutar.

Tuvimos suerte con el clima estuvo muy fresco no hubo mucho sol🌤️ pero no hacía frío. Tuvimos la oportunidad de cruzarnos con un niño de la zona que corría por la playa con un carrito hecho por él  con materiales reciclados, a Max le llamó mucho la atención y el niño muy amable🤲🏻le mostró su carrito, era un juguete muy sencillo pero a mi chiquito le encantó🤩, prometí hacerle uno.
No pensé que Max disfrutaría tanto la playa sin duda regresaremos pronto, tome un millón de fotos📸 no sabía cual elegir todas tienen una magia especial.

Quiero que Max viva mucho momento iguales a esta experiencia, quiero ver siempre esa carita de emoción y alegría, quiero que su vida esté siempre llena de ilusión, quiero que vea la vida como vio la playa por primera vez, con ganas de comerse el mundo, así como cuando le decía “ponte tus sandalias que nos vamos a la playa” y el corría apuradisimo impaciente por llegar, quiero que su energía nunca se acabe💪🏻 y que cumpla siempre sus metas, prometo que lo voy ayudar y apoyar en todas su decisiones, mi objeto principal con Max es que sea un hombre de bien respetuoso y amable🙌🏻, siempre ayudando a quien lo necesita y que sea feliz haciendo lo que le gusta.


Gracias mi bebito hermoso por cambiarnos la vida, por siempre sacarnos una sonrisa con tus ocurrencias y enseñarnos a que las cosas más sencillas son las más hermosas.

La importancia de un seguro medico

41413700_284457778825946_8514489037564674048_n
No quiero hacer ningún tipo de publicidad simplemente es un consejo que les quiero dar, porque a mi me ayudo muchísimo antes de quedar embarazada, durante mi embarazo y ahora que soy mamá.
Mi mamá es una persona prevenida, y siempre nos mantuvo afiliados a un seguro médico, la verdad antes de ser mamá me parecía que no era necesario y estaba gastando dinero en vano por que casi nunca lo utilizaba.
Cuando me fui a vivir con mi esposo mi mamá me insistió que pagará un seguro pues le había contado que pronto quería formar una familia, así que me dijo que sería bueno que antes de quedar embarazada contratemos en conjunto un plan familiar ya que sería más conveniente, para serles sincera el primer año no lo aproveche ya que pensé utilizarlo en mi maternidad, pasó un año y  decidimos intentar ser papás, mi esposo y yo fuimos a hacernos los exámenes correspondientes para saber si no tendríamos ningún problema para quedar embarazados, felizmente todos los exámenes salieron favorables y el ginecólogo nos dijo que regresemos en un año si no habíamos podido concebir y adivinen solo paso un mes y me quedé embarazada y ahí fue cuando le saque el jugo a mi seguro de salud, no saben la cantidad de dinero que ahorramos por que como saben los primeros meses son de puros exámenes y ecografías, además cuando tenía dos meses de embarazo tuve una amenaza de aborto y tuve que asistir a controles todas las semanas, en ese momento le agradecí mucho a mi mamá por haberme convencido en tomar ese seguro, luego de ese pequeño susto mi embarazo fue de maravilla, cuando llegó la hora del parto y esa creo que es una de las preocupaciones más grandes que todos tenemos, estábamos un poco angustiados de cuánto nos iba a salir la cuenta ya que no teníamos un valor exacto solo un estimado, gracias a Dios mi parto salió muy bien y solo tuvimos que pagar los descartables, que fue casi nada a comparación de un parto en una clínica, nos causó mucho alivio y gracia a la vez ya que hace un par de meses tuvimos que comprar un calefón para la casa que nos salió muchísimo más caro que el nacimiento de Maximiliano.

Hoy en dia seguimos aprovechandolo con Max en sus consultas y alguna veces que hemos tenido que ir a la clínica por alguna fiebre alta, en verdad nos hemos ahorrado mucho dinero con respecto a nuestra salud, más vale prevenir que lamentar una cuenta en una clínica u hospital. Es importante aprovechar al máximo este servicio para que cuando te llegue la factura cada mes no sientas que has malgastado tu dinero.

Les cuento esto porque en verdad fue algo que me ayudo muchísimo con la economía de mi hogar y quiero transmitirles este buen consejo. Averigua y analiza el que mejor te convenga, este consejito también se lo quería dedicar a las chicas que estén pensando en ser mamis, he tenido algunas amigas que se han visto en apuros después del nacimiento de sus bebés por las cuentas exorbitantes en la clínica.

Espero no les haya aburrido toda esta historia solo quería contarles mi experiencia y darles un consejo que les va a ser de mucha ayuda.

AUTOR: Pamela

El cuerpo después del parto

Sale positiva la prueba y una de las preguntas que te haces es ¿engordaré? Y así pasa uno los 9 meses, pensando en que al terminar el embarazo que pasará, ¿Me quedará barriga? ¿Cuándo me quedará mi ropa? ¿Podré hacer ejercicios? ¿La lactancia me ayudará a baja de peso? etc. Llega el día del parto o la cesárea, nace nuestro hermoso bebé, estamos felices, pero al ver nuestro cuerpo, empezamos a deprimirnos. Guardemos la calma, no hay que obsesionarse, no funciona, hace que sientas frustración y al final no logras tu objetivo, todo es un proceso, no podemos exigirle al organismo que se adapte rápido a un régimen al que lo teníamos sometido durante 9 meses. Cada mujer es diferente, cada organismo es diferente, cada cuerpo es diferente, lo normal es que en un año después del parto, recuperemos nuestro peso ideal, algunas tienen suerte y que al cabo de meses están como que si nada hubiese pasado y otras a las que la suerte les tarda en llegar. Como nutricionista y madre de 3 niños (4 años, 3 años y 7 meses) mi cuerpo ha sufrido muchísimos cambios, estoy aun en el proceso, pero sé que no es imposible, la alimentación es la clave, empieza disminuyendo porciones, incluye vegetales y frutas, minimiza el consumo de dulces, harinas refinadas, gaseosas, frituras, etc., realiza actividad física mínimo 3 veces por semana, y veras que al pasar los días notaras la diferencia, no tienes que someterte a una dieta que te cause estrés o ansiedad,  simplemente, cambia tus hábitos.

Debes de sentirte orgullosa de tu cuerpo, dentro de ti se ha formado un ser humano, lo has alimentado, lo has traído al mundo, has hecho algo increíble

El cuerpo después del parto, no es como esperábamos, pero la vida después del parto, es la mejor. 😉

MARIA AUXILIADORA INTRIAGO ARTEAGA

NUTRICIONISTA-DIETETISTA